domingo, 25 de diciembre de 2011

Soy de esas personas que recuerdan cada una de esas fechas importantes. Depende del momento puedo ser la persona más humilde pero también un tanto creída. Si de verdad me enamoro, seré la chica más celosa del mundo, pero no de aquellas que se enfadan, yo me lo trago. Soy de las que cuando sonríes se les cae el mundo abajo. A vengativa y rencorosa nadie me gana.  Soy sensible, demasiado, con cualquier cosa ya estoy llorando, por eso no siempre he tenido momentos felices a lo largo de mi vida, siempre habrá algo que me lo estropee. He visto 1000 veces "perdona si te llamo amor" y no me canso, incluso me se casi el guión. El adjetivo valiente no lo tengo muy claro conmigo, en el tema del riesgo lo soy pero en el amor no. Hace tiempo que deje de creer en el amor , empece a darme cuenta de como es realmente este tema y aún así, sigo cayendo pero ahora se que no todo será color de rosa y vendrá un príncipe y me dará un beso. Me gusta engañarme a mi misma, me siento por un momento mejor, luego ya que venga lo que venga. No me voy a rendir hasta conseguir lo que quiero, puedo ser caprichosa, incluso mucho y cuando lo soy, soy la persona más insoportable del mundo. Me encanta bailar, desde pequeña he amado la danza y nunca me voy a cansar. Soy una persona que le importa mucho lo que piensen los demás de ella. Amo despertarme un sábado por la tarde y seguir durmiendo. ¿Fobias? a los lagartos, soy de esas que en cuanto ven uno salen corriendo y no pueden respirar apenas. Odio los días de lluvia, se me hacen interminables y no puedo evitar pensar en lo feliz que era en otros momentos.  Soy de esas personas que no pueden estar calladas y les encanta hacer sonreír a las demás personas. Estoy definida por mis amigas como la romántica. Soy merengue desde que nací, no es por ser de un equipo, si no sentir sus colores, Real Madrid. La distancia es lo que ahora mismo más odio. La fotografía para mi es otro mundo, en el que puedo ser realmente como yo quiero ser. Amo el verano y odio el invierno. Me encanta reírme hasta que me duela la barriga y gritar hasta quedarme afónica. Soy de aquellas que les encanta tener la cama sin hacer porque así esta más fresquita y que para ellas su cuarto nunca esta desordenado. Tengo mil y un defectos pero también tengo una gran virtud que pocas tienen: ninguna te ha amado tanto como yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario